Esperanza de vida panameña

Esperanza de Vida al Nacer

La evolución de la población, a todas luces positiva, es el producto del progresivo grado de desarrollo y bienestar social de la modernización y ampliación de la cobertura de salud y educación pública, del incremento de la educación universitaria, del acceso cada vez más expedito a la información y de la ampliación de los programas de planificación familiar. Por ende, se registra un descenso de la mortalidad a través de los años, tal como se observa en la evolución de la esperanza de vida al nacer. En efecto, este indicador muestra que el promedio de vida de la población masculina pasó de 68.26 años en 1980 a 69.83 en 1990 y el de la población femenina en ese mismo período aumentó de 72.58 a 74.73 años.

Todos estos cambios se han debido principalmente al descenso de la mortalidad infantil que ha sido más marcada en las mujeres.

Hay que tener presente que la esperanza de vida al nacer es el indicador más eficiente de las condiciones de vida y del nivel de la mortalidad de una población. Nuestro país está situado entre los de más alta esperanza de vida al nacer, lo que refleja el bajo nivel de la mortalidad tanto infantil como general.

Para el período 90-95 la esperanza de vida al nacer es de casi 73 años (70.9 para los hombres y 75 para las mujeres), y para el quinquenio 1995-2000 se estima en 74.0 para ambos sexos (71.8 para los hombres y 76.4 para las mujeres), estas cifras solo comparables con la de países de desarrollo humano alto.

Vale la pena resaltar que los indicadores demográficos encubren disparidades regionales. Es evidente, por ejemplo, la heterogeneidad de los niveles de desarrollo entre los asentamientos rurales y urbanos. Las provincias de Panamá, Los Santos y Herrera, por ejemplo, para el quinquenio 1995-2000, registran las mayores esperanzas de vida: 76.2, 75.8 y 74.6 respectivamente, frente a la Provincia de Darién que alcanza un 64.5. Ver Cuadro No.17 de Anexos.

Material publicado con la autorización de La Asociación Panameña para el Planeamiento de La Familia, Dirección de Programas y Proyectos, Departamento de Evaluación y Estadísticas 1996-2000. Documento de Trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *